Tonto por ósmosis

Lombrosiana

Lombroso en vos en el ciento cincuenta y uno.


Varios

No te conviertas en un graznido – o varios.


Irrupción

Te anticipan idiotas - irrumpen en tu desierto de conjeturas.


Hacer

Hacelo o no lo hagas. Porque algo hay que hacer; o dejar de hacer.


Adjetivo

Adjetivo es aquello en lo que no nos vamos a poner de acuerdo.


Risa

No te engañes Dolores, eso no es risa; es tos - entre otros esos que no son Eso-.


Pájaros

¿Qué ha de decirse o dejar de decirse cuando se es el estúpido que soltó a los pájaros?


Verlaine

Con tu mismo conocimiento, allá o en Adrogué, cada alondra que va y viene también te conoce. 


Música

Escriben mientras escuchan música y creen -en algo hay que creer- que lo que escriben lleva esa música.


Espejo

Un espejo casual podría aniquilarlo.


Cadena

La cadena perpetua del vals.


Mecanismo

El mecanismo ovopositor de la poetisa.


Speech

El speech duramente amistoso del dealer.


Donde

Y todavía el donde – Y el donde es su inhóspita ropa.


Ave

No dejes sin cerrar tu avemaría.


Profeta

El profeta es el último en querer creerlo.


Sibila

Ambages de sibila – la entusiasmada.


Sirenas

Asilado en su turbia canción -y afuera naufragan las sirenas.


Fraternité

La fraternité de la guillotina.


Mínima

Su andanza mínima - su estancia en ruinas.


Sábado

Vuelta a comer las espigas en Sábado.


Canciones

Canciones que escuchamos -yo y los muertos.


Almanaque

Mis días contados en su almanaque.


Brillante

El allegro brillante por si las moscas; por si las hadas entre las rosas – muertas.


Títeres

Músicas sin declarar -entrambos títeres-.


Reino

La cizaña es el reino.


Latitud

Si no es Köchel es Hoboken. No hay –casi- latitud.


Pozo

El pozo de Jacob – peregrinos y putas.


Motivo

Se sabe que no tenés motivos para sonreír. Ahora bien, ¿no podrías sonreír sin motivo?


¿Cómo se entiende?

El cadavercito de... ¿cómo se entiende? ¿cómo se explica?


Caníbal

Cómanse al caníbal y, a partir de eso, no admitan ninguna adjetivación.


Cómo

Escribe como habla y vive como escribe o sea adivinen cómo.


Decisión

Se vieron venir desde lejos e instantáneamente decidieron que no se habían visto, pero al cruzarse no pudieron sostener la decisión y se abrazaron.


Videntes

Nuestros videntes son los extraños.


Perdones

Otorgados ya, y recibidos, nuestros perdones insignificantes.


Felicidad

Recuerden (no sean giles): si se parece a la felicidad es la felicidad.


Verlaine II

Devuelvan a Verlaine para que le demos absenta sepultura en la quinta de Triste-le-Roy.


Society

¿A vos también pretenden arrastrarte a declamar con ademanes en galpones sórdidos y enchastrarte de ginebra maldita?


¿Qué veías?

¿Qué veías, Rabí, cuando los mirabas? ¿Esta vieja infancia que veo en el espejo y en todas partes?


Generación

La generación que había alzado su mano contra nosotros ya entró en razón. Salvo por unas mínimas rispideces; unos simples detalles de argot.


Sal

No, si yo no me iba a convertir en sal.


Carnalidades

Sus negligentes carnalidades todo lo publican. Les chorrea lo que acaban de hacer. Hiede lo que están por hacer.


Chordata

Phylum Chordata. Sí, tranquilo. Aunque te descuerdes. De vez en cuando.


Acuerdo

Podés nomás recostarte en esta brusca sensación de acuerdo. Dura dos segundos. No lleva a ninguna parte. No significa nada.


Aire

Not Guilty. Si eso no te da aire para una noche, para otra noche... bueno.


Nelly

La ceja siempre alzada de la antimusa, la señorita Nelly.


Invocar

Se empeñan en invocar cosas que vienen sin que se las llame.


Casual

Tres para una noche casual - In cerca d'autore.


Aleph

No quiero verte en el Aleph.


Saludo

Siempre en trance de naufragio el saludo.


Remanente

El poco memorado treinta mil uno.


Mueca

La lírica de los comienzos como mueca final de lo que nunca terminaría.


Voz

Inflorescencia de una voz cualquiera.


Demonios

Expulsando demonios y volviéndolos a admitir; solo para matar el Sábado. Y entonces, del frenético a los chanchos y de los chanchos al barranco y de vuelta al frenético y así, dale. Dicen -ellos- somos muchos y cuántos que somos y ustedes no saben cuánto es ese mucho¨. Y así, dale.


Superstición

Escribe los pocos textos que su superstición tolera; y los muchos que exige.


¿Qué sabe?

Flashbacks o futuramas; el idiota qué sabe.


Efecto M

Una mariposa agita sus alas en Chengdu y en City Bell no vuela una mosca.


Rostros

Rostros perversos de satisfechos insatisfactibles.


Sustractiva

Hay invisibles. Son los que nos protegen de sus presencias. Eso es lo que quiere decirse cuando se habla de donación sustractiva.


Técnica

Nada esencial debería depender del conocimiento de alguna técnica. O, mejor, nada esencial depende del conocimiento de alguna técnica.


Veneno

No es que pretendan envenenarte -son el veneno-.


No está

Entre lo que no está también no está la espía que te amó.


Dioses

Perduración de unas idiosincrasias – los dioses.


Herencia

Devoro mi herencia. Es así como algunos masticamos mierda.


Percal (Milonga von Dittersdorf)

Contenida –la evocan- en lo prístino de Su Percalidad.


Rostro

El rostro en el árbol de la calle 3.


Dictat

El Dictat gastrouterino de la publicidad.


Perpetua

La media luz perpetua de estos ambulatorios. No en vigilia no en sueños.


Corrector

Delicias del corrector automático de texto. Palabra ingresada y no reconocida: Nietzsche; palabras sugeridas: desconche, trinchete, soroche, chincheta.


Sangre

Ni sé qué sangre tengo


Velocidad 

Merodeando una fábula - Giran a la velocidad de una estatua de sal.


Aspersión

Si se te asperjase con agua bendita convulsionarías.


¿Dónde está?

Si el Gólem no es el doble, el doble ¿dónde está?


Lecturas

Leen públicamente en recintos sin revocar. Ofrecen el alma. Muestan el culo. Y viceversa.


Ajena

Vuelve con palabras raras - prendas de una vida anterior - El despertar en la mañana ajena.


Contacto

Si en el disco que hace quinientos años los primates enviaron al espacio hubieran, en lugar de Chuck Berry, incluido a las Marvelettes, cualquiera de sus temas, ya hace rato que se habría establecido el contacto.


Arquimédica

Dadme un punto de apoyo e igual me iré a la mierda.


Sobremesa

Un dios automático  que te examina. Que te sondea  de 0 a 24 con preguntas de sobremesa.


En la que nunca llueve

Ni al sur de California ni al este del Edén, es más a mano; transcurro en la novela (primera y última) en la que nunca llueve.


Humos

Humos - suave olor conducente a descanso- y humos y más humitos, suben a la nariz de un dios hijo de puta.


Fósforo

Cada tanto el placer infantil de encender un fósforo y aspirar ese pase de áspera nube azul que casi no pega.


Limosna

Nunca vuelvas a darle limosna a alguien mejor vestido que vos.


Telepatía

Mi condición de telépata me conduce directamente al punto, aliviándome de la adjetivación.


Pasillos

Se tiró –eso dijo- a descansar un rato; aunque una mujer andaba cantando por los pasillos.


Realidad

La profesión del surrealismo delata una confianza excesiva en la realidad.


Falaz

El áspero discurso del vidente que –por recurrir a falaces dicotomías- es odio puro o es amor puro.


Clínicas

En la capital de la poesía, a poca o a mucha honra, los poetas mueren en el Clínicas.


Patria

La diáspora es la patria.


Correctos

Los corregidos por el Señor somos –de algún modo- rengos.


Paseos

Redondeados por la conyugalidad, paseamos al caniche.


Debate

Documentándote escrupulosamente para un debate que nunca va a tener lugar.


Victoria

Otro poema. Otra victoria del anacoluto.


Familia

En mi familia nadie envejece. Llegados a un punto incierto se desintegran. Desaparecen.


Realidad Ficción

Sostener que la realidad supera la ficción, es no saber mucho sobre la ficción e ignorarlo casi todo acerca de la realidad.


Rilkeana

Somos capaces de soportar tanto más de lo que Rilke creía intuir.


Fragantes

Revirgan en la ducha del Hotel Gilda. Se perfuman un poco bastante y salen a volver a empezar.


Lluvia

Si una vez la lluvia se te coló por los zapatos, vas a andar con los pies mojados por siempre jamás.


Retroceso

En tu aristocrático retroceso mental, descenderás a la métrica..., y aún a la rima.


Marcas

Heridas que me hice desorientando a mis redentores. Estas marcas que ves. O que decís que ves.


Composición 

Acá, otra vez, la sed componiendo su oasis.


Creencia

En casi nada cree, apenas en la Virgen María y en el flujo de capitales: y en ambos casos por cuestiones de eficaz conveniencia.


Enfermedad

Cómo va decantando y cómo se va sofisticando la locura. Cómo va edificando virtud la enfermedad.


Leproso

Sube un leproso a mendigar al bus de la imaginación.


Fiebre

Estás temblando, cowboy. No es nada. No es más que, otra vez, ese poco de fiebre.


Inmune

Nuestros Hydes tan Jeckills en esta noche inmune a los venenos.


El 76

El 76 corre ahora por suburbios emergidos de los sueños más obvios de una masa crítica de sirvientas.


Ahora

Ahora (no hay otro donde) y en la hora de nuestra muerte, que no será la nuestra.


Ética

“Bienvenido a mi casa. Entre libremente y por su propia voluntad”. Ética del vampiro.


Navaja

Otro mono con navaja de Ockham.


Recién

La chica que, en el sueño, te decía: “recién”.


Fuentes

Los filisteos volvieron a cegar las fuentes. Oh, Sansón. Oh, Hedy Lamarr.


Intimidad

Esa vana y profunda confianza que de inmediato inspira. Esa brusca intimidad inconducente.